Tecnología para los negocios - Fusiones e integración tecnológica en el sector financiero


Se prevé una reactivación de los procesos de fusiones y adquisiciones en el sector bancario, impulsando procesos de consolidación —y de desarrollo de capacidades digitales— con el objetivo de mejorar la competitividad de las entidades en escala y eficiencia. De hecho, el informe refleja que 2021 ya fue un año especialmente activo en este ámbito, con un aumento del 32% en el número de operaciones y del 42% en lo que respecta a su valor.

Orizon ha participado, a nivel de integración tecnológica, en las dos últimas fusiones de entidades bancarias

Una de las grandes claves de estas fusiones suele estar en la integración tecnológica de estas grandes entidades. Según Ángel Pineda, CEO de Orizon, este tipo de procesos representan un desafía muy importante, pero también suponen una interesante oportunidad para demostrar las enormes ventajas que genera la adopción de un estándar de mejora continua del rendimiento. Es más, las fusiones representan una ocasión única para descubrir aquello que no funciona de forma adecuada, dando también visibilidad a las oportunidades de negocio que se pierden y los costes innecesarios que se asumen, algo que suele pasar desapercibido.

“Cuando se afrontan estos procesos el factor de los costes es fundamental. En el caso de la tecnología, lo que se busca es que 1+1 no sean 3, sino 1,5. No se trata solo de que todo el software funcione, sino de que se comporte adecuadamente en un entorno de fuerte exigencia”.

FUSIONES E INTEGRACIÓN TECNOLÓGICA

Orizon es una compañía española especializada en el rendimiento tecnológico. A través del uso de inteligencia artificial (AIOps), sus soluciones permiten identificar y resolver los retos que presenta el software en las grandes corporaciones, buscando asegurar los máximos niveles de disponibilidad, rendimiento y eficiencia.

Estas claves permiten garantizar la capacidad y el servicio tras la integración de este tipo de entidades

Basándose en su experiencia en este tipo de procesos —ha participado en las dos últimas fusiones de entidades bancarias de nuestro país— Orizon ha sistematizado una serie de claves con las que poder garantizar la capacidad y el servicio tras la integración de este tipo de entidades.

De hecho, este tipo de iniciativas generan un entorno de alta exigencia para la tecnología ya que, según se apunta desde Orizon, los defectos o taras que eran admitidas hasta ese momento ya no pueden ser asumidos.

En estos contextos es necesario garantizar que los sistemas destino estarán preparados para ejecutar la migración, es decir, que estarán adecuadamente dimensionados para soportar la carga de información origen y que contarán con la capacidad necesaria para procesar con normalidad toda la operativa a partir del día posterior a la migración (D+1).

Según los expertos de la compañía, este objetivo requiere el cumplimiento de tres factores clave:

  • Identificar las limitaciones de capacidad del entorno tecnológico destino.
  • Abordar las adaptaciones y llevar a cabo los cambios necesarios para soportar el incremento de la carga operativa.
  • Prever el comportamiento del entorno destino mediante el desarrollo de pruebas que simulen una operativa real.

OFICINA TÉCNICA DE RENDIMIENTO

Para poder actuar sobre estos tres factores es necesario el desarrollo de una serie de actuaciones en cuatro ámbitos que son especialmente críticos: infraestructura, software, procesamiento batch y online. Para poder actúa sobre estos aspectos, Orizon se apoya en su Oficina Técnica del Rendimiento (OTR), basada en la plataforma BOA (Boost & Optimize Applications), y en su metodología DevPerOps como estándar de mejora continua del rendimiento.

Su Oficina Técnica del Rendimiento (OTR) se basa en la plataforma BOA y en la metodología DevPerOps

De este modo, la compañía delimita las áreas de trabajo en cada uno de estos cuatro ámbitos, detalla las acciones a realizar y define el plan de migración para asegurar la operación más eficiente tras la integración.

  • Por un lado, respecto a las infraestructuras de destino, el objetivo es determinar en qué medida es necesario incrementar la capacidad para absorber sin incidentes la nueva volumetría y en qué áreas concretas de esa infraestructura es necesaria una ampliación.
  • En lo que respecta a los activos de software, es fundamental comprobar si existen limitaciones y, de haberlas, determinar las adaptaciones necesarias para asegurar su funcionamiento correcto y más eficiente una vez que entre nuevamente en producción tras la integración.
  • En cuanto al procesamiento batch (mainframe), una vez garantizada la disponibilidad de la capacidad de procesamiento adecuada, el objetivo es determinar cómo pueden verse afectados con la nueva volumetría los acuerdos de nivel de servicio (ANS), uno de los indicadores clave para la mejora continua del rendimiento, acometiendo las acciones de optimización necesarias para asegurar su cumplimiento.
  • Por último, en el caso del procesamiento online, lo fundamental es asegurar que, tras el D+1, no se produzcan problemas para atender los picos de demanda del transaccional. Aparte de contar con un conocimiento detallado, también es necesario revisar las operativas de negocio que más se ejecutan teniendo en cuenta dos KPI fundamentales para el negocio (el consumo de recursos de infraestructura y el tiempo de respuesta), que influyen directa e indirectamente en la cuenta de resultados.

Danos tu opinión

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valoraciones)
Cargando...

¿Eres un proveedor de soluciones TIC y quieres aparecer en este portal?

¿Eres una empresa y no encuentras lo que estás buscando?


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe todas las novedades sobre las tecnologías de la información para empresas.

PARTNERS TIC

FacePhi
Ibercaja
Dass-Kyocera
NitsNets
Orizon

COLABORADORES

Alicante Port
ITI
CENID
ANBAN
BlockchainFUE
Universidad de Alicante
Fundeun
AlicanTEC
COIICV